Palacio Real de La Granja

Tras adquirir Felipe V el edificio de los Jerónimos en 1721 Teodoro Ardemans comienza la construcción de un pequeño palacio en torno al antiguo claustro que hoy es el Patio de la Fuente. Con la vuelta al trono del Rey se plantea una nueva necesidad: dar alojamiento a la Corte durante el verano. Entre 1725 y 1732 se ejecutan las obras del Patio de Coches por el que acceden hoy los visitantes y fue proyectado por el arquitecto Procaccine, quien, finalizadas las obras, emprendió el proyecto del Patio dela Herradura, junto al actual acceso a los jardines.

El cuerpo centro de la gran fachada que da a los jardines es obra de Juvarra y de su discípulo Sacchetti. El interior se decoró con gran  suntuosidad, como corresponde al gusto de la época y a la imagen que gustaba de proyectar la monarquía. Como consecuencia del incendio de 1918 se perdieron las pinturas de las bóvedas de algunas estancias, aunque todavía se conserva un conjunto muy importante.

Fuentes escultóricas de los jardines del Palacio de La Granja

Visita la página con la descripción de las fuentes escultóricas de los jardines del Palacio de La Granja

Partidas reservadas

Junto al emplazamiento de los jardines ubicados en la ladera de la montaña se encuentran, también, las llamadas partidas reservadas.

  •  Ermita de San Ildefonso y Jardines de la Partida Reservada de la Reina
    La ermita se construyó en 1450 por orden del rey D. Enrique IV pero su deterioro  la cerró al culto y la convirtió en 1723 en depósito de trigo y harina. Posteriormente fue restaurada quedando bastante diferente de lo que era en su principio. Anexo a la ermita se encuentra los Jardines de la Partida Reservada de la Reina destinados al cultivo de plantas, flores y frutas. Deben su nombre a la predilección especial que tenía por estos jardines la reina Isabel de Farnesio.
  • Piscifactoría
    La profundidad gradual del Mar y sus aguas puras y de temperatura poco elevada hacen de este estanque un soberbio vivero de peces sobre todo de la especie de trucha común. Por eso en 1867 y por iniciativa del rey consorte Francisco de Asís se fundó el Establecimiento de Piscicultura a la orilla del Mar.
  • Laberinto
    Ocupa un bosquete rectangular de dos hectáreas y media. Los laberintos eran una de las partes esenciales de los jardines de estilo clásico francés y los arquitectos-jardineros de la época inventaban combinaciones cada vez más intrincadas y difíciles de acertar. La idea de este laberinto se debe al célebre Le Blond.
  • Potosí y Casa de las Flores (Denominada en sus orígenes como caja)
    La Casa de las Flores es un edificio anexo al Palacio Real de la Granja de San Ildefonso situado en la linde norte del perímetro de este Real Sitio. Hace parte de la “partida reservada del Rey”, o zona del Jardín a resguardo de las visitas de los visitantes.Ubicada al final del jardín de la potager “Potosí” que era el invernáculo construido para plantas delicadas y frutos de calidad. Al Potosí se accede por una verja de hierro muy labrada que tiene en su coronamiento las armas de España y de Borbón. Su trazado corresponde a un parterre regular, formado por figuras curvas y en el centro se ubica una pequeña fuente que representa a Venus rodeada de conchas.

Real Colegiata

Construida por Teodoro Ardemans como Capilla Real se erigió poco después como Real Colegiata de la Stma. Trinidad.  Fue ampliada por Andrea Procaccini, a quién se deben las torres y la cabecera actual en la que se alojan la Sacristía y la Sala Capitular.  Interiormente destacan el retablo, obra de Ardemans, con un interesante cuadro de Solimena, la sillería del coro y la tribuna Real.  La decoración interior se realizó en tiempos de Carlos III.  La Capilla de las Reliquias alberga un monumento funerario donde yacen los cuerpos de Felipe V e Isabel de Farnesio.

Museo de tapices

Desde el Reinado de Carlos IV es una costumbre cambiar de lugar los aposentos reales por los distintos monarcas que pasan su jornada en el Real Sitio. El ala donde se ubicaba la antigua Casa de Damas fue destruida en el incendio de 1918. Una vez restaurada, se determinó dedicarla a Museo de Tapices con las colecciones más valiosas de la Corona.

Del siglo XVI se encuentra la Historia de Ciro, la Serie de los Honores que se fabricó en Bruselas durante los años 1516-1520, los tapices de la Apocalipsis según San Juan y un largo etcétera.

Salas

La minuciosa restauración llevada a cabo en las salas interiores del Palacio se ha encaminado a devolverles el aspecto que tenían en los últimos tiempos del reinado de Felipe V. Las estancias que se visitan son las que correspondían a los apartamentos privados de los reyes, cuya suntuosa decoración las dota del mayor interés, y que se alinean en las dos plantas que se abren a la fachada oriental del edificio unidas por una hermosa escalera de nogal que estuvo reservada en exclusiva a los reyes.

Comentarios cerrados.